Caraterísticas de las microfotografías

Para estudiar los suelos en el microscopio petrográfico lo primero que hay que hacer es obtener una preparación microscópica (también llamada lámina delgada).

Para ello hay que proceder de la siguiente manera,

1. Obtener un bloque de suelo que conserve su estructura natural sin modificar (dada la heterogeneidad del suelo, el tamaño ideal es como un paquete de tabaco tres veces más grueso, pero puede ser mucho más pequeño).

2. Darle coherencia al bloque incluyéndolo en una resina plástica que endurece al polimerizar (el plástico líquido he de entrar en el bloque estando este en vacío).

3. Cortar una fina lámina; desgastarla hasta obtener una superficie completamente plana; pegar por esta superficie a un por de cristal.

4. Desgastar la lámina de suelo hasta obtener un espesor de 30 micras que se considera idóneo para que al colocarla en el microscopio deje pasar la luz transmitida.

5. Finalmente cubrir la lámina con un cubreobjetos de cristal.

Para estudiar las preparaciones microscópicas de los suelos se utiliza el microscopio petrográfico. Se trata de un microscopio que usa luz polarizada plana. Las muestras se colocan entre dos láminas polaroides que tienen sus direcciones de vibracción perpendiculares. En el microscopio polarizante los minerales presentan numerosas propiedades ópticas de gran ayuda para su estudio que no se manifiestan en el microscopio normal o biológico.

El polaroide inferior está siempre intercalado en la marcha de los rayos luminosos y se le llama polarizador (se indica, generalmente, en las microfotografías incorporando "-"). El polaroide superior se utiliza para analizar los efectos que se producen al atravesar la luz polarizada los minerales y por eso se le denomina analizador. A diferencia del polarizador, el analizador no está fijo en la marcha de los rayos sino que se puede incorporar o quitar a voluntad, se utliza para unas determinadas propiedades (se habla en este caso de polaroides cruzados; microfotografías con "+") pero no para otras (solo polarizador).

Con el polarizador la visión es parecida a la que se obtiene trabajando en el microscopio biológico, con luz normal, es decir no polarizada plana . Pero con el analizador la situación es totalmente diferente. Los minerales aparecen con unos colores artificiales (llamados colores de inteferencia) que son el resultado de la interferencia de las ondas que han sufrido la doble refracción en el mineral. Los colores de interferencia ayudan a identificar a los minerales, a diferenciar los distintos cristales de un mismo grano mineral, según en la posición en que hayan caído (distingue los granos policristalinos de los monocristalinos) y a reconocer el grado de alteración que presentan

Los huecos del suelo están rellenos de la sustancia isótropa que se utiliza para incluir las muestras de suelo (tomadas conservando su estructura original) y darles la coherencia necesaria para poder cortarlas y desbastarlas para hacer las preparaciones microscópicas. Esta sustancia es incolora y se verá blanca con solo el polarizador pero al ser isótropa no interfiere en los rayos luminosos, y los huecos se ven negros con los polaroides cruzados (la resina de inclusión no interfiere en los rayos de luz y estos no pueden pasar entre dos laminas polarizadas que presenta sus direcciones de vibración perpendiculares). Para diferenciar los huecos de los minerales opacos (negros) a veces los polaroides se colocan con sus direcciones de vibración formando ángulos ligeramente diferentes de los 90º (polaroides oblicuos) apareciendo en esta situación los poros de color gris.

para saber más

 

Macrofotografías

Están tomadas con lupa binocular o con lentes fotográficas de aproximación. Se habla estos casos de muestra de visu o ejemplares de mano. Su escala de reproducción es alrededor de 1:1 (tamaño natural), variando entre 10:1 y 1:10. (menores aumentos que los de las microfotografías). A continuación reproducimos dos macrofotografías de una roca granítica.

volver