ESTUDIO MICROSCÓPICO DEL SUELO

1. Los constituyentes del suelo y sus organizaciones

Constituyentes del suelo

 

POROS

 

Representan el espacio vacío de los suelos, ocupado por el aire y el agua.

En lámina delgada aparecen incoloros con sólo el polarizador y al colocar el analizador se ven negros (incluyen la resina isótropa usada para obtener el bloque endurecido de la muestra de suelo).

Los hay de muy diversos tipos, los mas comunes son:

Huecos de empaquetamiento simple. Equidimensionales a elongados, interconectados, se presentan entre los granos de arenas. Son el resultado de un simple empaquetamiento, los granos se apilan entre sí y al hacerlo dejan unos huecos de un tamaño similar al de ellos. Son típicos de suelos arenosos poco evolucionados. Producen suelos muy permeables, carentes de estructura. Característicos de los horizontes E y también en cualquier horizonte de suelos desarrollados sobre arenas.

 

Huecos de empaquetamiento compuesto. Similares a los anteriores pero ahora lo que se empaqueta son agregados en vez de granos de arena. Se presentan típicamente en horizontes A, ricos en materia orgánica.

 

Planares. Son grietas, frecuentemente se forman por desecación en los suelos más o menos arcillosos. Si son abundantes producen agregados en bloques angulares y subangulares de fuerte grado de desarrollo. Típicos de los horizontes B.

 

Canales. Tubulares, de paredes generalmente suaves, debidos a la actividad biológica (raíces, pasajes, madrigueras ...), frecuentemente contienen restos orgánicos.

 

Cavidades. Poros irregulares cuyo origen no puede atribuirse a un simple empaquetamiento de unidades. Generalmente de tamaños grandes, normalmente no interconectados a otros posos de tamaño similar.

 

Portada del servidor     Indice      Siguiente